10 horas resolviendo cubos de Rubik a ciegas

Resolver un cubo de Rubik a ciegas es una tarea bastante complicada, que no siempre sale bien. Una vez que uno se tapa, no puede volver atrás. Si te olvidas de algo, estás perdido. Si te equivocas en un único movimiento, estás perdido.

Cuando se intenta resolver varios cubos de Rubik a ciegas, los problemas se multiplican. No sólo tienes que memorizar mucho más, sino que tienes que tener mucho cuidado en no mezclar (mentalmente) los cubos. En competiciones oficiales hay un tiempo límite de una hora, en la que se incluye la memorización y la resolución. Este límite se tuvo que añadir debido a que las competiciones cada vez duraban más.

Diez horas son las que ha estado Marcin Kowalczyk resolviendo cubos de Rubik a ciegas. Intentó 150 cubos de Rubik, de los que consiguió resolver 125. Una marca muy lejos del resto de los mortales.