10 horas resolviendo cubos de Rubik a ciegas

Resolver un cubo de Rubik a ciegas es una tarea bastante complicada, que no siempre sale bien. Una vez que uno se tapa, no puede volver atrás. Si te olvidas de algo, estás perdido. Si te equivocas en un único movimiento, estás perdido.

Cuando se intenta resolver varios cubos de Rubik a ciegas, los problemas se multiplican. No sólo tienes que memorizar mucho más, sino que tienes que tener mucho cuidado en no mezclar (mentalmente) los cubos. En competiciones oficiales hay un tiempo límite de una hora, en la que se incluye la memorización y la resolución. Este límite se tuvo que añadir debido a que las competiciones cada vez duraban más.

Diez horas son las que ha estado Marcin Kowalczyk resolviendo cubos de Rubik a ciegas. Intentó 150 cubos de Rubik, de los que consiguió resolver 125. Una marca muy lejos del resto de los mortales.

Resuelve el cubo de Rubik más difícil del mundo

El cubo de Rubik ‘normal’ tiene 3 piezas de ancho, por lo que se le denomina cubo de Rubik 3×3. El record del cubo de Rubik es de tan sólo 5.55 segundos. Existen otros cubos bien conocidos con más piezas por lado como son el 4×4 y el 5×5. Aumenta el número de piezas y el número de movimientos necesarios para resolverlos, aumentando también el número de segundos necesarios para resolverlos (22 y 48 segundos, respectivamente).

Hace unos años se consiguieron crear los primeros cubos de Rubik 6×6 y 7×7. Y un tiempo después se convirtieron en categorías oficiales en las competiciones. Aquí superamos la barrera del minuto y los records ya suben hasta 1:40 y 2:38, respectivamente.

Todos esos cubos son pequeños, incluso enanos, comparados con el cubo de Rubik 17×17, el cubo de Rubik más complicado del mundo. Para que os hagáis una idea de su magnitud, decir que tiene 1734 pegatinas. No es nada sencillo ni rápido resolverlo. De hecho, Kenneth Brandon se ha grabado solucionándolo en 7 horas y media. Os dejo con el vídeo a cámara rápida para que alucinéis:

También podéis ver el vídeo completo de casi 8 horas de duración.

Combinaciones del cubo de Rubik

El cubo de Rubik (o cubo mágico) es uno de los puzzles más conocidos del mundo debido a su aparente sencillez, pero también debido a la gran complejidad que esconde. Se trata de un pequeño cubo de colores con un objetivo bien claro: “que cada cara sea de un color”. Es tan simple que cualquier persona puede intentarlo.

Sin embargo, tras un tiempo con un cubo de Rubik, uno se da cuenta de que tiene algo mucho más complejo entre manos. Una de las formas por las que podemos entender su complejidad es calculando el número de combinaciones posibles de un cubo de Rubik. Es decir, la cantidad de formas distintas en las que podemos colocar sus piezas.

En total, un cubo de Rubik tiene 43.252.003.274.489.856.000 combinaciones posibles. Se trata de un número inmenso. Aunque estamos tan acostumbrados a ver números grandes que no somos conscientes de cómo de grande es. Para ello, he creado una infografía en la que comparo el número de posibles combinaciones de un cubo de Rubik con la cantidad de segundos que tiene el universo desde el Big Bang.

¿Qué crees que hay más? ¿Segundos en el universo o combinaciones en un cubo de Rubik?

Combinaciones-Cubo-Rubik

Espero que os guste y os haya servido para comprender la verdadera magnitud del número de combinaciones del cubo de Rubik.

Simplemente añadir que hay que dividir el número de combinaciones del cubo de Rubik entre 12 debido a que es imposible realizar varias operaciones:

  • Cambiar la orientación de una arista (2 posibilidades) sin alterar el resto del cubo.
  • Cambiar la orientación de un vértice (3 posibilidades) sin alterar el resto del cubo.
  • Intercambiar la posición de sólo dos aristas sin intercambiar también dos vértices (y viceversa).

Si en el momento del Big Bang hubiese habido un cubo de Rubik girando, de forma que cada segundo tuviese una combinación distinta, habría pasado sólo por un 1% de las combinaciones posibles. ¿Y todavía sigues defendiendo que resolviste una vez el cubo de Rubik de casualidad? Mejor échale un vistazo a nuestras soluciones y resuélvelo de verdad.

Erno Rubik tardó más de un mes en resolver su propio puzzle

¿Sabías que Erno Rubik, el creador del cubo de Rubik, tardó más de un mes en resolver el cubo que lleva su nombre? De hecho, ni siquiera sabía si existiría un método para resolverlo.

¡Pero para mí era un código que yo mismo había inventado! Sin embargo, yo no era capaz de leerlo.

Puede parecer sorprendente, pero hay que tener en cuenta que todavía no existía esta web, jeje. Ahora en serio, hay que ponerse en situación. Una vez que consigue crear el cubo, dedica día tras día a intentar resolverlo. Nunca nadie lo había resuelto. De hecho, nunca nadie lo había intentado resolver. Día tras día, sin conseguir ningún avance la mayoría de ellos, debió de resultar agotador.

Es igual que cuando usted decide volver a casa después de un paseo agradable en el que ha visto muchos lugares encantadores. Decidí que era hora de irse a casa, vamos a poner los cubos en orden. Y fue en ese momento que me encontré cara a cara con el gran reto: ¿Cuál es el camino a casa?

Si quieres saber más sobre su vida, te recomiendo que leas esta biografía de Erno Rubik.

La vida es como un cubo de Rubik

El cubo de Rubik es una imitación de la vida misma – o incluso una mejora en la vida. Los problemas de los puzzles son muy parecidos a los problemas de la vida, toda nuestra vida consiste en resolver puzzles. Si tienes hambre, tienes que encontrar algo que comer. Sin embargo, los problemas cotidianos son muy variados – no son claros. El problema del cubo de Rubik depende sólo de usted. Se puede resolver de manera independiente. Pero para encontrar la felicidad en la vida, no eres independiente. Esa es la única gran diferencia.

Erno Rubik
Creador del cubo de Rubik

Erno Rubik, el inventor del cubo de Rubik

erno-rubikErno Rubik, conocido mundialmente por ser el creador del cubo de Rubik, nace el 13 de julio de 1944 en Budapest (Hungría), en plena II Guerra Mundial. Hijo de un hombre de ciencias (ingeniero aeronáutico) y de una mujer de letras (poetisa), Erno Rubik recibe influencias de ambos progenitores que pueden apreciarse el resto de su vida.

A pesar de comenzar estudios de escultura, en 1967 se gradúa en la facultad de Arquitectura de la Escuela Técnica de Budapest, realizando estudios de posgrado sobre escultura y arquitectura de interior. A principios de la década de los años 70 trabaja como arquitecto, para posteriormente convertirse en profesor de Diseño interior en la escuela de Artes Aplicadas.

El cubo de Rubik como elemento de enseñanza

Erno es un apasionado de la Arquitectura, a la que califica como una de las actividades más complejas ya que combina las características más propias de la Ciencia, de la Técnica y del Arte. En su labor como profesor, está convencido de que la enseñanza es la mejor manera de descubrir y aprender, mediante la búsqueda constante de nuevos métodos de docencia. Y de esa búsqueda es como nace el cubo que hoy día lleva su nombre.

“El espacio siempre me ha intrigado, con sus posibilidades increíblemente ricas, alteración del espacio por objetos (arquitectura), la transformación de objetos en el espacio (escultura, diseño), el movimiento en el espacio y en el tiempo, su correlación, su repercusión en la humanidad, la relación entre el hombre y el espacio, el objeto y el tiempo. Creo que el CUBO surgió de este interés, de esta búsqueda de la expresión y la agudeza cada vez mayor de estos pensamientos.”

Es en la primavera de 1974 cuando le llega a Erno la idea de construir un cubo de piezas intercambiables. Aunque inicialmente piensa en construir un cubo de 2×2, finalmente opta por construir un cubo 3×3 debido a que en este cubo los centros permanecen fijos. Prueba varios diseños, entre ellos uno fallido con gomas elásticas para sujetar las piezas. En el prototipo final da forma a las piezas de modo que se mantengan unidas gracias a que éstas encajan las unas con las otras. De esta manera consigue resolver el problema de diseño estructural que suponía el cubo para él, sin siquiera poder imaginar su posterior popularidad como juguete.

Éxito y fama del cubo de Rubik

Con la sensación agradable de haber construido algo original, algo nuevo, Erno Rubik se pone manos a la obra a intentar solucionarlo. No es tarea fácil. Llega incluso a dudar de que pueda existir un método para resolver el puzzle. Piensa en girar las caras aleatoriamente, pero con pequeños cálculos se da cuenta de que así nunca conseguiría resolverlo. Finalmente, tras más de un mes estudiando el cubo, consigue resolverlo.

El 30 de enero de 1975 Erno solicita la patente por el cubo de Rubik, inicialmente llamado cubo mágico (Buvuos Kocka en húngaro). La patente es concedida en 1977, siendo lanzado al mercado local a finales de ese mismo año. Rápidamente se hace muy popular en Hungría, y tres años después la fama alcanza el mundo entero. Había comenzado la fiebre del cubo de Rubik.

La fama ha hecho que en la actualidad Erno Rubik sea una persona reservada, difícilmente accesible y poco dado a aparecer en eventos del cubo de Rubik. Sin embargo, ha continuado diseñando juegos y rompecabezas con su propia compañía Rubik Studio, como el Rubik’s Magic, el Rubik’s Master Magic, el Rubik’s Snake o el Rubik’s 360. Además, continúa dando clases en la universidad y ha creado la Fundación Rubik Internacional para ayudar a talentosos jóvenes ingenieros y diseñadores industriales.